lunes, marzo 17, 2008

El lado oscuro de Beatlelandia

Resumiendo 3 años de recopilaciones e investigaciones me hago una semblanza de lo que bien puede considerarse el lado oscuro de los beatles. Mucho se dice sobre las maravillas y la grandeza de los cuatro de Liverpool pero poco se ha señalado sobre los excesos y cosas no tan brillantes ni tan limpias de los mismos. Mucho de lo malo (o poco bueno) se da por centrar en la figura del rebelde del grupo, John Lennon, que al momento de que Peter Brown realizó su libro confesional (A Secret Biography, 1985), tal vez para purificar su propia conciencia, no pudo defenderse a sí mismo como Paul McCartney ni siquiera lo intentó y a George Harrison pareció importarle poco. En el caso de Lennon probablemente habría existido una acre batalla legal y desde luego verbal.

Lennon precisamente era el de las polémicas ya que fue el primero, y al parecer hasta ahora el único, de los beatles que sostuvo una fugaz relación homosexual con Brian Epstein -su entonces manager- y el primero en sostener relaciones de amasiato con estrellas del cartel como Joan Baez y Cilla Black entre muchas otras. A conciencia de que era el supuesto portavoz de la juventud sesentera, Lennon en realidad era tan inglés y tan machista como el que mas y una Cynthia Powell abandonada durante 23 hras diarias eran fehaciente prueba de ello, sin mencionar a un Julian Lennon que nunca supo en realidad quién era en esencia su padre de no ser la figura que llegaba tarde del trabajo y que sostenía su costosa forma de vida. Aún existen acusaciones oportunistas de un John Lennon que acostumbraba acostarse con sus fans y sus secretarias y de que con el advenimiento de las demasiadas horas de ocio al dejar las giras, acostumbraba experimentar con tantas drogas como podía y hasta retar a otras estrellas del momento como Donovan, Eric CLapton y Mick Jagger entre otros.

Pero el resto de los beatles no eran pan de dulce cuando un Jeff Beck les retaba a hacer algo mejor que entonar "yeah yehas" y no limitarse al acusarlos en cada oportunidad de ser un vil producto de venta y Paul le respondía con conjeturas grandilocuentes de yuppie burgués que leía en la coumna de cultura del Daily Express. Un Paul, por cierto, cuya enfermiza personalidad de ego frustrado le debatió siempre entre la obediencia hacia John y su ridícula autoridad sobre el único que pretendia aceptarla, Ringo Starr. Ciertamente George Harrison siempre lo mandaba por un tubo. Curiosamente hubo muchos bloqueos comandados por Paul y George para que Jeff Beck y el grupo Faces no pudieran tocar en importantes sitios dentro del circuito en voga y hasta cancelaciones en la TV londinense. De acuerdo a un "Amigo a sueldo" de los Rolling Stones, si bien estos estaban considerados como los siniestros del rock por culpa de su machismo y la publicidad de Andrew Loog Oldham, su manager, los beatles llegaban al extremo de calificar las listas de los programas de tv, como el TAMI Show, para autorizar o bloquear artistas. Quedaba claro que los stones tenían que actuar con sigilo para no incomodar especialmente a John.

Durante las giras, los beatles se sometían a extensos periodos de anfetaminas y sexo con sus groupies aparte de alcohol y constante estrés, cosa que obligó a renunciar a todo eso. Ya en casa, paul se acomodó en su nueva vida de neoburgués y le dio mas tiempo a su música pero también al sexo desenfrenado llegando al exceso de dormir con dos chicas diarias y entregarse a placeres de millonario evidenciando su poca experiencia en ello. George, rico nuevo, estrenaba esposa modelo y una nueva afición, la religión, en tanto huía de la confrontación con el Rolling Stone mas creativo y hábil, Brian Jones, por lo que el propio Brian daba por llamar "El mejor guitarrista de todos los tiempos" que en este caso era Jimi Hendrix y quien no solo había destronado a George como guitarrista sino a todos los demás con él.

John había adquirido cierto nivel ya desde su infancia con Mary Elizabeth King (Tía Mimi) pero su origen era igual de proletario y con una cultura mediana podía impresionar a muchos y muchas (asunto sorprendente en Inglaterra) por lo que se convertía en el mas perseguido por ciertas mujeres y ciertas amistades, incluso en un libro que se consideró apócrifo se señaló cierta ligereza de John para irse a la cama con las amigas del Jet Set, lo que si bien no se pudo probar nunca no resulta del todo improbable.

Ringo siendo, por decirlo así, un tanto mas hogareño y conservador se mantuvo en el núcleo familiar pero igual que los otros expeimentaba las drogas de moda y lo combinaba con alcohol cosa que estuvo a punto de ponerlo en peligro y lo mantuvo en jaque varias veces con su entonces esposa Maureen Cox quien por cierto le aguantó muchos excesos aún en su caso.

A la muerte de Brian Epstein en 1967, la organización de los beatles se vino abajo y recurrieron a induísmo, a una película y hasta a los dibujos animados. Magical Mistery Tour fue un fracaso y la religión no les satisfizo del todo, solo a George, pero Yellow Submarine les regresó un poco al Top Ten y fue cuando apareció en escena Yoko Ono, la artista de vanguardia que, cultural y educacionalmente superior a ellos hizo que John terminara comiendo de su mano y tras varios ardides en los que intentaron llevar a la cama a Cynthia con algunos conocidos (para exigirle divorcio) finalmente John, bastante débil de carácter, terminó casándose con la japonesa en Gibraltar en 1969.

Aunque mucho se ha debatido si Yoko es o no la causante de la disolución de los beatles, lo que sí resultó una realidad fue que había demasiadas cosas que no podían perdonarse unos a otros y que venían arrastrando desde el despido de Peter Best como baterista y que supuestamente Maureen había sido vista anteriormente por Geroge Harrison pero Ringo fue quien le habló primero (lo cual envuelve cierto rancio capítulo en los setentas en el que, se supone, Patty Boyd, esposa de George, encontró a este en la cama con Maureen).

Pero aún en los sesentas, según Bill Wyman, bajista de los stones, siempre notó cierta manipulación por parte de John tanto dentro como fuera de los beatles al grado tal que muchas veces influyó en las decisiones que Mick Jagger tomaba para la política interna de los stones. Se menciona cierta ocasión en que durante una de esas reuniones plenas de alcohol y drogas, John Entiwstle, bajista de The Who, preguntó a John (Lennon) si Paul le complementaba como compositor y aquel le señaló que un día convencería a Mick Jagger y Keith Richards de echar fuera a Brian Jones y mandarlo en su lugar dentro de los beatles para que él, Lennon, pudiera ser parte de los Rolling Stones porque ya no soportaba a Paul McCartney. La broma fue celebrada como tal pero Wyman dijo haber notado el quiebre entre Jones y Jagger.

Aunque hay pruebas de que las fricciones entre Brian Jones con Jagger y Richards venían desde los inicios de los stones, al parecer sí hubo cierta influencia de John Lennon para acelerar su salida de la banda. Mientras tanto McCartney y Harrison enfrentaban severas diferencias como músicos y sus constantes choques se podían sentir en el album blanco y podían verse en el filme "Let it be". Ringo aparecía en el crédito pero en las canciones de Paul era Paul quien tocaba la batería y a la larga Los Beatles se estaba convirtiendo en la banda de Paul asunto que Yoko le hizo notar a John.

Cuando por euforia de haber ganado un pleito legal hicieron el "Abbey Road" (en el que van caminando por una calle) George Martin, productor y mentor musical de los beatles, se daba cuenta que era prácticamente imposible trabajar con ellos y se dio el exceso de prohibirle a John ingresar a Yoko al estudio y a Paul hacer lo propio con Linda Eastman por lo que los otros evitaron llevar a Maureen y a Patty igualmente. Al finalizar el lanzamiento se dieron un compás de espera pero Phil Spector se adeantó a lanzar "Let it be" y eso encolerizó a los beatles llevándolos a mas fricciones y discusiones. Durante las alegatas John dijo en una reunión: "Estoy harto, quiero el divorcio" pero Allen Klein, manager, y Paul lo tranquilizaron pidiéndole que esperara un tiempo. Fue Paul quien tomó ventaja unos días después y demandó a Los Beatles para la separación legal, asunto que no fue del agrado de ninguno de ellos.

Las diferencias entre los beatles los años siguientes a 1970 se centraron básicamente ente John y Paul pero también era cierto que tanto Ringo como George guardaron rencor a Paul durante algunos años lo que los mantuvo mas cerca de John a pesar de Yoko Ono.

3 comentarios:

Coahapan dijo...

En buena medida la imagen de "clean cut boys" se expandió en muchas biografias y en la mente del público por la oficialista biografía de Hunter Davies. Incluse en el prólogo el autor cuenta de las que tuvo que pasar para que -en expecial la tía Mimi- le dieran la aprobación de lo escrito y publicar el libro.

Tal libro se publicó en el 67 o 68, cuando todavía estaban en activo.

Pero de que le entraban al desmadre desde sus días en Hamburgo, qué duda nos cabe.

Saludos

Sergio dijo...

No entiendo... qué, de todo esto, no sabíamos los beatlemaníacos???

Messy Blues dijo...

Coahapan:

Hay una reedición que Davies hizo y en la que reseña las muertes de John y de George (y manifiesta cuanto le dolieron) y en la misma hace algunas reculaciones sobre esa imagen que mencionas.

Sergio:

Aunque no lo creas hay quienes no lo sabían.

A ambos muchas gracias por visitar mi humilde blog :-)