martes, julio 31, 2007

La parafernalia Post Beatle, Lo que vino después

Por Tonatiuh Hendricks (Messy Blues)

Después del traumático desaparecer de un cuarteto musical que cambió el enfoque de la comercialización de la música y la visión de la juventud, las vidas personales de sus protagonistas, los beatles, no dejó de ser errática y notoria.

Paul McCartney se entregó en pieza completa al rey consumismo y sus exigencias, aprovechando su apariencia, y solvencia, de niño rico y aburguesado mientras John Lennon extremaba más aún su condición de polémico, rebelde y anarquista de vanguardia.

George Harrison y Ringo Starr continuaron siendo amigos hasta aquella loca aventura que George sostuvo con Maureen Cox (en aquel entonces esposa de Ringo) y luego Patty Boyd (ex de George) los encontró en la cama, desatando así un huracán que dañaría la amistad y ambos matrimonios.

John vivió a fondo su condición de alcohólico y adicto a las drogas casi acabando consigo mismo en 1974 para desaparecer públicamente en 1975, año en que Paul McCartney dio inicio a su regreso mundial con un trabajo mayormente comercial. George y Ringo por su parte continuaban en sus tímidas carreras de filosofo uno y de actor el otro.

La herencia cretina de una beatlemanía inconclusa dejó sembrados por todo el mundo a muchos dementes que se resistieron a creer que la magia de aquel éxito había desaparecido y el hawaiano Mark David Chapman comenzó en 1975 a perpetrar la meta de su vida de la manera más irreal, reprobable e infame que pudiera haber.

Influenciado por literatura subliminal (El Guardián en el Centeno) y el uso de las drogas poderosas, Chapman aguardó hasta diciembre de 1980 para asesinar a John Lennon a las puertas del lujoso edificio Dakota frente a su esposa Yoko Ono.

Después de la caida de John, la beatlemanía resurgió pero en cuerpo momificado como una triste oportunidad del consumismo para re aprovechar aquel éxito válido en 1964 pero procaz y abusivo en 1981. Incluso McCartney se vio dañado en su fuero artístico cuando su máximo rival se vió convertido en leyenda, enfrentando así a Paul con un fantasma ante el que ya no podía competir.

Ringo Starr y George Harrison también tuvieron cierta notoriedad mundial como parte de aquellos grandes recuerdos de los que fue presa el mundo durante todo 1981 pero al año siguiente el mundo musical no sabía exactamente qué estaba sucediendo en escena por lo que muchos artistas nuevos desaprovecharon y crearon corrientes vagas y poco sostenidas como el New Wave y el New Romantics.

Justo diez años después de la muerte de John, la música Pop mundial era pésima, el Rock era peor aún y Yoko Ono había creado un imperio financiero cimentado sobre la muerte de Lennon. McCartney había sabido no solo eludir la leyenda de John sino hasta pudo sacarle provecho y George con Ringo sólo habían atinado a conceder alguna que otra entrevista en diez largos años.

Cuando George Martín y la familia Epstein decidieron lanzar la famosa "Antología de Los Beatles", el mercomún y la industria se preparaban para dar el zarpazo decisivo.

Por primera vez en 25 años, los tres Beatles sobrevivientes se volvieron a reunir para dejarse entrevistar en la Antología pero fue cuando todos sus seguidores de corazón descubrieron la clase de personas que en realidad eran. Paul comercial oportunista, George honesto y sincero y Ringo solo una parte del juego.

Pero la muerte de Lennon representó el fin de toda una época que esperaba despertar en alguna reunión grandiosa, época que terminó de hacerse bandera cuando el guitarrista George Harrison falleció en Noviembre de 2001 a causa del cáncer cerebral.

No hay comentarios.: