martes, septiembre 10, 2013

Agosto de 1962; por qué Ringo reemplazó a Pete (Best)?

Cuando James Dean dejó de ser la imagen del Rock

A lo largo de 51 años, a partir de que Los Beatles reemplazaron a Pete Best por Ringo Starr, se dieron explicaciones que iban de lo absurdo a lo elocuente, llegando, claro, a la versión oficial declarada en ese entonces por su manager Brian Epstein a la prensa local de Liverpool. Pareciera que eso no resultara importante tomando en cuenta que el grupo aún no grababa ni un solo disco pero, como es sabido por todo beatlefan, Los Beatles ya habían creado leyenda en su ciudad y en buena parte de la región norte de Inglaterra, gracias por un lado a su previo periodo de desarrollo en Hamburgo, Alemania; y por otro lado, al hábil manejo que Epstein estaba haciendo de ellos. La versión ofrecida por Epstein, y sostenida por su equipo (y los propios Beatles) sobre el cambio de baterista, fue que ellos y Pete estaban viendo en direcciones totalmente diferentes y que su nueva imagen (melena con flequillo y trajes sastre) no era del agrado del entonces baterista. Incluyeron cosas como desacuerdos por contratos y cosas así, lo cierto es que Pete había sido parte de un juego un tanto turbio en el que jugaba un buen papel la necesidad de una imagen poderosa en los tres guitarristas del frente (John, Paul y George) que se veía un tanto opacada por Pete Best, Rocker hasta el tuétano, odiador de los MODs, bien parecido y con un siniestro aire que empañaba la pulcra imagen que Epstein les acababa de fabricar.

Justamente el punto crucial en la salida de Pete no radicó, como se hizo creer por mucho tiempo, a la amistad de George Harrison con el baterista de Rory Storm (Ringo) en Hamburgo, ni mucho menos a que los otros le tuvieran envidia. Fue Brian Epstein, en su afán de crear un grupo perfecto, quien presionó a Pete a cambiarse a los buenos modales con la idea de cansarlo para que fuera él quien renunciara. Brian hacía que, en las actuaciones, la batería apareciera detrás de los otros tres (y no en lo alto, como lo hizo con Ringo) y le hacía tapar ingeniosamente con atriles (que no usaban) y micrófonos. Cuando George tuvo una discusión con Pete, Brian se las arregló para manipularlo y hacerlo aferrarse a la idea de que Ringo era mejor elemento que Pete Best. Se dio, ciertamente, el momento en que George Harrison estaba convencido de ello y, en conjunto con Brian, hicieron que la vanidad de Paul McCartney jugara un papel importante para ayudar con la presión. John Lennon, convencido de ser el líder de todo eso, solo requirió un empujón de sus dos colegas para participar en la conjura.

Pero las razones de George, Paul y John se limitaron a lo, digamos, infantil. Ellos sólo querían hacerse famosos con el baterista que cumpliera con tocar los tambores, su amistad llevaba ya cerca de una decena de años y habían pasado tantas penas juntos, que no les importaba si se marchaba un baterista (ya habían tocado con demasiados) y entraba otro. No obstante, el interés mercantil de Epstein sí que resulta siniestro y comercialmente despiadado. Hasta ese entonces, todos los grupos tenían un vocalista principal y, cuando el vocalista cambiaba vestuario o, por alguna eventualidad, estaba ausente; alguno de sus colegas cantaba en su lugar. Por lo regular era uno o, si acaso dos, de ellos y el resto se destacaba por cantar poco, cantar mal o simplemente no cantar. En el conjunto de Rory Storm, eran Rory y Ringo los dos únicos capaces de cantar la voz líder y el resto algunas armonías, por lo regular medianas y de índole decorativo. Los grupos vocales, por su parte, eran conjuntos de voces ensayadas con esa finalidad y solo uno o dos de ellos tocaba algún instrumento (por lo regular guitarra de ritmos). Los Beatles, que no se habían dado cuenta pero Epstein sí, eran el único grupo que poseía tres voces líder que lograban armonizarse y separarse sin problemas y, además, tocar hábilmente guitarras (y bajo, en el caso de Paul) al mismo tiempo. John, Paul y George tenían sus propios listados de canciones en las que, cada uno de ellos, llevaba la batuta, cosa que no se había hecho o no se había visto antes. Esta observación hecha por Brian Epstein, para sí mismo, fue el principio del fin de Pete Best dentro de Los Beatles.

Cuando Epstein vio por primera vez a Ringo actuando con Rory Storm, le había parecido un tipo feo y sin chiste. Fue durante una actuación en Hamburgo que se dio cuenta del potencial de Ringo. Según Epstein describió años mas tarde a Hunter Davies, su apreciación fue: "Ringo repentinamente se hizo dueño de la escena. Cantó "Boys" y "Matchbox" mientras tocaba divinamente. No podía quitarle los ojos de encima, el chamaco realmente sabía lo que hacía y, lo mejor de todo, resultó un tipo centrado y modesto". Resulta claro el por qué luego esas canciones fueron incluídas en el repertorio de Los Beatles. Cuando Epstein estudió la posibilidad, su plan maestro, el nuevo órden beatleiano, la solución a todos sus problemas era tener un baterista capaz de cantar, con personalidad, independiente, feo como forastero de western americano y, encima de todo, humilde, sencillo y buena persona. Por una vez mas, Epstein aplicaba su sabio ojo clínico y su acostumbrado toque de Midas. El problema era, ya decidido el asunto, encontrar el modo de generar la marcha de Pete Best.

Brian Epstein creó todo un plan en el que inteligentemente inmiscuyó a mas de una persona. Hizo que Tony Sheridan le ofreciera trabajo a Pete (que declinó) e hizo que hubiera testigos que afirmaran que sí había aceptado, para luego acusar a pete de traición. Hizo que Cilla Black mencionara en una entrevista de radio local que Ringo era mas idóneo que Pete (lo que le provocó muchísimas enemistades a Cilla) y, habiendo convencido a George, todos comenzaron a hacerle la vida dificil a Pete Best quien, irónicamente, fue el último en saber que estaba de más en Los Beatles.

Pete Best fue oficial (y harteramente) despedido de Los Beatles el 16 de Agosto de 1962 (irónicamente, justo 15 años antes de que su héroe Elvis Presley falleciera víctima de sobredósis) y en su lugar entró Ringo y, aunque la idea era la de mantener arriba del baterista a los otros tres, hoy Ringo tiene uno de los lugares mas amados por los seguidores del grupo. En los Rolling Stones solo Mick Jagger lleva la voz líder (Keith Richards canta aceptablemente y RonnieWood está en las mismas, pero ni Brian Jones, ni Bill Wymann, ni charlie Watts pudieron nunca hacer ese papel). En Los Who, Pete Townshend y John Entwistle jugaron un buen papel haciendo voces, y hasta cantando voz líder, pero Keith Moon no fue precisamente un Pavarotti del Rock.

Hoy por hoy, solo dos grupos han sido capaces de emular, y muy bien, a los Beatles en su perfil de voces: Eagles y Queen. Ambos legendarios, ambos con su historia propia, pero ninguno de ambos tuvo que echar a nadie para conseguirlo.

Es cuanto

Messy Blues